Crónica

Bella escort iquiqueña vive un martirio y denuncia agresiones y ataques de un excliente

Muchas veces la realidad supera a la ficción y esto es lo que hace dos años está viviendo una hermosa escort iquiqueña, quien sufre el acoso enfermizo de uno de sus exclientes, lo que parecido a la película que protagonizara Michael Douglas en la década de los 80’, se ha transformado casi en una atracción fatal.

La mujer, que por temor prefirió no identificarse, relata el verdadero martirio del que ha sido víctima, donde se cuentan daños materiales, amenazas, llamados a familiares, hasta agresiones con arma blanca, por lo que señala, “ya no vive en paz”. Incluso existen dos denuncias en Fiscalía, más otras en la PDI, sin ningún resultado, denunciando una total indiferencia hacia su caso.

Según sus relatos, esta “pesadilla” partió hace dos años. “Yo sólo atiendo a hombres que me encuentran e internet, no me ofrezco en la calle, es más soy bien selectiva con mi clientela, fue así que atendí durante 6 meses a un hombre algo mayor, ejecutivo de una empresa de comercio. Las dos primeras citas todo marchó bien, pero después de eso comenzó a tener conductas raras a pedir cosas que no estaba dispuesta a hacer, no por pudor, sino que por salud y opté por no seguir atendiéndolo”. Ese fue el antes y el después para esta mujer, dado que relata una serie de hechos, primeros fueron regalos y luego violencia, la que ha sufrido no sólo ella, sino también sus clientes.

“Yo salgo con mis clientes a tomar un café o a cenar y varios de ellos después de eso han sido agredidos, incluso uno sufrió el robo de su celular y su billetera, la cual la dejaron en la recepción de mi domicilio particular. A otro de mis clientes le tomaron una foto conmigo en un café y la enviaron a su señora, son muchas cosas. Después de esto debo confesar que de verdad siento miedo por lo que me pueda pasar”, relata la dama de compañía.

LEE TAMBIÉN: CORTE ORDENA EL PAGO DE MILLONARIA INDEMNIZACIÓN A CLÍNICA IQUIQUE.

Uno de las peores experiencias fue una agresión sufrida en la vía pública, nerviosa aún al recordar lo ocurrido, recuerda que “salí de mi trabajo y me abordaron dos hombres, me subieron a un auto, me golpearon y lanzaron al suelo, incluso sufrí cortes en mis piernas, donde tuve que hacerme un tatuaje para cubrir las cicatrices”, hecho del que existe una constancia interpuesta en la Fiscalía en enero de 2016.

Desamparo

La mujer asegura que se siente desprotegida, “Yo he acudido a todos lados en busca de ayuda, pero siento que por el hecho del oficio que tengo no tengo derechos, incluso una vez en la PDI me humillaron y rebajaron a lo más mínimo, diciéndome que me cambiara de trabajo, que esto me pasaba por ser puta”.

Agregó que “he entregado todos los antecedentes que poseo, números de teléfonos de los que me llenan de mensajes a todos mis números, se quién es el responsable de estos ataques, pero lamentablemente no tengo todos los antecedentes para probarlo, sólo pido ayuda, porque no quiero que reaccionen cuando esté muerta o me pase algo más grave, yo tengo los mismos derechos que cualquier ciudadano y no es justo que se me discrimine”, pidió.

Fiscalía

La Fiscalía Regional informó que las dos denuncias recibidas entre octubre de 2015 y enero de 2016 fueron agrupadas, decretándose medidas de protección a favor de la víctima y ordenándose diligencias de investigación a la Policía de Investigaciones, ya que la víctima indicaba en ambas denuncias, desconocer quién podría ser la persona que le enviaba los mensajes. Sin embargo, estas diligencias de investigación no pudieron establecer la identidad del posible imputado.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Botón volver arriba