Crónica

40 centímetros bajo el nivel del mar tras el terremoto de 2014 en la región

Baja de altura de la costa hace desaparecer especies como locos y erizos.

El terremoto del 1 de abril de 2014, cambió la vida de los iquiqueños y los habitantes de la zona norte. Pero no sólo eso, ya que se generó un descenso del nivel del océano de hasta 40 centímetros. Esto fue corroborado por un grupo de investigadores de la Universidad Austral que realiza un estudio en lo que los expertos denominan “laguna sísmica”.

La información publicada por el Diario La Tercera, indica que en Chile hay varias de estas lagunas, llamadas así por ser zonas sin actividad telúrica relevante en los últimos años. Una de ellas está en Iquique, donde no había un terremoto como el de 2014 desde 1877.

El estudio es liderado por el ecólogo marino Eduardo Jaramillo. Los estudios han dejado al descubierto que en zonas como Pisagua, se verifican oscilaciones en el nivel de la costa de 40 cm. Con estos antecedentes, hay que ver como se comporta la flora y fauna marina, algo que, según Jaramillo, no se ha tomado en cuenta tras la ocurrencia de un terremoto.

En 2013, Jaramillo, junto a Nelson Lagos, director del Centro de Investigación e Innovación para el Cambio Climático de la U. Santo Tomás y Juan Carlos Báez, instalaron unos tornillos como marcas en las costas de Arica, Pisagua e Iquique, midiendo la altura del tornillo en relación al nivel del mar, esto ha servido para hacer sus mediciones.

“Tras el terremoto en 2014, partimos inmediatamente y volvimos a medir. Descubrimos, usando esta metodología, que la costa había bajado alrededor de 40 cm en Pisagua, en Arica se había levantado un poco y la de Iquique también”, relata Jaramillo.

Lea la nota completa en La Tercera

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Botón volver arriba