Main Menu

Gobierno impulsa nueva ley que convierte la integración social urbana en política pública permanente

Cuatro pilares centrales tiene la nueva Ley de Integración Social y Urbana que el Presidente Sebastián Piñera y el Ministro del Minvu, Cristián Monckeberg, enviaron esta semana al Congreso para su tramitación y este martes, fue presentada en la región por el Intendente Regional, Miguel Ángel Quezada, junto al Seremi de la cartera, Mauricio Hidalgo y el Director de Serviu, José Tello, quienes fueron acompañados por la Senadora Luz Ebensperger y el Diputado Renzo Trisotti. La iniciativa proponer el cambio de nombre de esta Secretaría de Estado, a Ministerio de Ciudad y Vivienda, transformando en política pública permanente la construcción de urbes con sentido de integración social, tanto en el tema habitacional como en la infraestructura urbana.

La iniciativa no sólo contempla la nueva denominación de esta cartera, sino que crea la nueva política pública “Programa de Arriendo Protegido”, además de mecanismos para una densificación urbana equilibrada y el aumento en la fiscalización y prohibiciones de enajenación de viviendas sociales entregadas con subsidios del Estado.

“Este proyecto de Ley se enmarca en el programa de Gobierno del Presidente Piñera, porque creemos que nuestras ciudades pueden ser pensadas y construidas con un concepto de integración social, para que todas las familias vivan mucho mejor y disfruten de los distintos espacios que ofrece la urbanidad. De esta forma, a través del ahora Minvu, con su Servicio de Vivienda y Urbanización, no ´sólo aboque sus mayores esfuerzos a la construcción de más vivienda sociales, sino que dote de mejor infraestructura a nuestras ciudades y permita entregar también salidas intermedias a las familias, como una vivienda social para arriendo. Por esa importancia es que también nos acompañan nuestros parlamentarios, para dar su apoyo para la mejor discusión en el Congreso”, precisó el Intendente Quezada.

En representación del Minvu, el Seremi de la cartera Mauricio Hidalgo, destacó la incorporación del concepto de integración social más allá de la vivienda. “El cambio de nombre propuesto, a Ciudad y Vivienda, nos permite relevar nuestra tarea de planificación y construcción de mejor ciudad para las familias más vulnerables y también de sectores medios. De esta forma, identificaremos aquellos sectores con mejores condiciones de lugares de mejor ubicación, cercano a servicios y buena conectividad, para intensificar la densificación. También tendremos mayores atribuciones en los Planes Reguladores intercomunales para poder intervenir las Zonas de Integración Urbana”.

Respecto del rol que jugarán los parlamentarios, la senadora Luz Ebensperger relevó el cumplimiento del compromiso del Gobierno con la región. “La Integración social ha llegado para quedarse. Esa es la frase que resume la política urbana del Presidente Piñera que se refleja en este proyecto. Vamos a ver esta semana si el proyecto lo ingresan por la Cámara de Diputados o por el Senado. De todas maneras, vamos a trabajar duro desde la Comisión de Vivienda, que no integro pero que igualmente uno puede asistir, hasta que llegue a la sala para que salga lo antes posible. Políticas como éstas son las que le hace falta a nuestra gente, sobre todo a la más vulnerables”, dijo.

NUEVA POLÍTICA DE “ARRIENDO PROTEGIDO”

Frente al déficit habitacional cuantitativo que presenta el país, más de 393 mil viviendas según el último Censo, el Ministerio de Vivienda y Urbanismo estableció una nueva política que impulsa la construcción de viviendas para el “Arriendo Protegido”. Se trata de propiedades que serán construidas y administradas por entes privados para ser habitadas por beneficiarios de subsidios de arriendo.

Para llevarla a cabo, se facultará a los Servicios de Vivienda y Urbanización (Serviu) para concesionar, mediante licitación pública, el uso y goce de terrenos de su propiedad, bajo la condición de contemplar un porcentaje de viviendas destinadas a beneficiarios del subsidio de arriendo. Una vez finalizada la concesión, el terreno y las viviendas serán restituidos a Serviu, lo que permitirá capturar la plusvalía de tales terrenos y las viviendas construidas ahí.

Por último, y como parte de este proyecto de ley, se fortalecerá la fiscalización de viviendas obtenidas con subsidios, que están desocupadas o están siendo utilizadas para fines distintos a los acordados. En paralelo, en el proyecto se establecen excepciones al plazo de prohibición de venta de una vivienda que haya sido objeto de subsidio, que actualmente es de 5 años o más, dependiendo del subsidio recibido.

 






Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

To use BrandCaptcha you must get an API Key